3 jul. 2018

El Ayuntamiento de Madrid, fomentando el efecto llamada


Esta semana se empezará a distribuir, entre los miles de inmigrantes en situación irregular que hay en Madrid, la “Tarjeta de Vecindad”.

Con esta tarjeta, los irregulares podrán:

  • Empadronarse y acceder a las ventajas del empadronamiento.
  • Acceder a todas las instalaciones municipales. Bibliotecas, polideportivos, ayuda para gestiones administrativas, becas remuneradas en la Agencia para el Empleo.
  • Aperturas de cuentas bancarias, abono transporte.
  • Solicitar más adelante la nacionalidad, en base al arraigo. De hecho, Carmena estudia pedir una regularización extraordinaria de los poseedores de las tarjetas.

El español de origen, de cuyo sueldo se quedan las Instituciones y Gobiernos (Nacionales, Autonómicas, Municipales), aproximadamente el 50%, no tiene derecho a dejar de pagarlos y percibir todos los servicios gratuitamente. Por ser español, por tener su documentación en regla. Ha de proporcionar el bienestar a quien no ha contribuido a crearlo, como es el caso del español cuyos padres, abuelos, bisabuelos, etc., contribuyeron generacionalmente a crear el actual Estado del Bienestar. El español paga impuestos hasta cobrando el paro, ¿Tampoco el parado español merece el mismo trato que el inmigrante irregular, y puede aumentar un poco su “nómina” del SEPE dejando de contribuir?

A nadie se le escapa que este tipo de actuaciones demenciales provocan un efecto llamada. Que el efecto llamada se traduce en aluviones de inmigrantes irregulares cruzando el Mediterráneo en embarcaciones que no reúnen las condiciones para el viaje, que acaban volcando en muchas ocasiones, y sus ocupantes ahogándose, estas políticas sólo aumenta el número de víctimas mortales.

No hace falta explicar quiénes son los prioritarios para Carmena, la alcaldesa que gasta 300.000 € en un monumento para los inmigrantes de fuera de España. Pero no hay nada para los trasladados desde otros puntos de España, que también dejaron sus localidades de origen, con una mano delante y otra detrás, y construyeron el Madrid moderno. Sin tarjetas, ayudas ni subvenciones. Eso sí, tanto ellos como sus hijos, seguimos pagando el mantenimiento de la capital de nuestro país, y de paso las ayudas a todos los inmigrantes del planeta, que acuden raudos al efecto llamada de la progresía buenista complice de las mafias que trafican con seres humanos.

Calificamos el nacimiento de esta tarjeta como supuestamente populista, ya que el mismo votante de Ahora Madrid o del PSOE no la va a recibir con demasiada alegría. O por lo menos los votantes de esas formaciones que sean auténticos obreros españoles, a los que amenaza el paro, la inacabable crisis y deben pagarle ahora los servicios a quien decida el Ayuntamiento.

11 jun. 2018

Carmena contra el inquilino de una vivienda de protección oficial

Cuando, el 6 de agosto de 2004, una familia en situación de pobreza, reuniendo los requisitos económicos exigidos por el Decreto 11/2001 para poder acceder a una vivienda de protección oficial, accedió a una de ellas, suscribió un contrato. Este, según el Juzgado de Primera Instancia número 63 de Madrid, no fijaba en una cláusula a cuánto ascendía el importe anual de las cuotas de comunidad. Condena por tanto a que la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (Ayuntamiento de Madrid) devuelva 4.876 €, más los intereses legales, al inquilino.

El Ayuntamiento va a recurrir, porque “el contrato incorrecto data de la época del PP”; también porque “abre la puerta a que más personas sigan esta dirección y recuerdan que se trata del patrimonio de los madrileños”, se entiende que el dinero que le sacaron a unos madrileños para gastos de unos edificios que en su mayoría no tienen mantenimiento, porque los descuida la EMVS. Y alegarán discrepancia de doctrinas, ya que hay otra que da la razón al Ayuntamiento, según dicen.                                            
Y lo que no dicen es que el edificio de vivienda social donde se sitúa la acción, se vendió al  fondo buitre Blackstone, que pagó un dinero al Ayuntamiento. Da igual en que época y alcalde, el dinero está en las arcas municipales, se mantuvo con el dinero de los inquilinos que ahora reclaman, y el beneficio lo tiene ahora la alcaldesa para gastos de su publicidad como socializadora, populista y defensora de los pobres… 

Y es que por un lado va la imagen de Manuela Carmena, y por otro la realidad. Hasta la Asociación de Afectados por la Venta de Inmuebles de la EMVS (en teoría, cercana a Podemos en Madrid) ha requerido a la alcaldesa que "no recurra la sentencia", que no va a crear jurisprudencia pero sí un perjuicio a la precaria economía de la familia afectada. Es lo que ha dicho el abogado que lleva el caso, Mariano Benítez de Lugo, en rueda de prensa. El letrado y la presidenta de la asociación, Arantxa Mejías, han criticado la "demagogia del Ayuntamiento" en referencia a los argumentos empleados para justificar el recurso. "Siguen perpetrando la situación de la EMVS del PP", critica Mejías. Suponemos que la familia no será de las de los manteros que provocaron disturbios en Lavapiés, para los que Carmena anda buscando trabajo.

30 may. 2018

Carmena pide trabajo para los ilegales

La última ocurrencia de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, es de libro: pedir trabajo para los ilegales, al Gobierno, en la construcción, porque se ha enterado de que falta mano de obra.

Sin pretender explicarle a quien se supone que ha sido juez, la incongruencia de dar trabajo (aparte del dinero que falta para pensiones, en forma de ayudas) a alguien que ha llegado a España saltándose la Ley, cualquier obrero español debe recordarle algunas cosas:

1º Si falta mano de obra en determinados sectores, es porque gracias a la posición de ventaja de determinados empresarios, han impuesto sueldos de miseria, y el obrero español pretende aspirar a un salario que le permita sobrevivir, ya que por lo general no cuenta con las ayudas que disfrutan la mayoría de los inmigrantes. Y precisamente el obrero español se sabe de memoria eso de “O aceptas la rebaja de sueldo, o hay veinte que lo harán por la mitad”. Por eso falta mano de obra. Por eso el obrero español busca trabajos con un sueldo, si no digno, al menos suficiente.

2º Lo que tiene que hacer la alcaldesa, es ver en que condiciones están trabajando en su propia ciudad los obreros, porque las contratas que hacen las obras del Ayuntamiento, puede que sean del tipo de la que hacía la reforma del edificio de Martínez Campos, le recordamos: se vino abajo y murieron dos obreros españoles, hace una semana. Estaban demoliendo para construir pisos de lujo promovidos por Rockefeller Group, y hay sospechas fundadas de que los obreros advirtieron del riesgo de colapso a los jefes de obra, que hicieron oídos sordos. Iban con retrasos y el dinero manda más que la seguridad.

3º Debería ocuparse en perseguir a los empresarios y directivos de empresas que aplastan al trabajador, pretendiendo volver a las condiciones laborales del siglo XIX cuando no a un régimen feudal. Si se quiere ilustrar de cómo pasa eso, puede verlo en ejemplos cercanos, como el de un tal Eduardo Leira.

Esperemos que los obreros y trabajadores españoles se hayan dado cuenta que no son una prioridad para los políticos que se dicen de izquierdas o de los ayuntamientos del cambio. Son mano de obra que se puede sustituir y a la que hay que exprimir.

15 may. 2018

San Isidro Labrador. Patrón de Madrid y los Agricultores

Desde España2000 felicitamos por su patrón a los madrileños, y también a los vecinos de Puntalón, Los Barrios, Pliego, Yecla, La Orotava, La Llosa, Triquivijate y otras localidades de España. También a los todos los agricultores.

Isidro de Merlo y Quintana nació mozárabe, es decir, era un hispanovisigodo, con ascendencia también hispanorromana, de los que vivían sometidos al invasor musulmán durante la Edad Media. El mérito de aquellos como Isidro, fue, que a pesar de los 350 años que llevaban los madrileños sometidos, no se convirtió al Islam, como sí hacían los muladíes. La vida de los mozárabes era dura, esclavos de los invasores en su propia tierra, asfixiados por los impuestos que pagaban los no musulmanes, esporádicamente asesinados o expropiados de sus bienes. La mayor parte de ellos se fugaba a los reinos cristianos del Norte cuando se endurecía aún más su precaria vida, y otros se convertían al Islam, eran los muladíes. La descendencia de los muladíes fue expulsada de España en su inmensa mayoría al acabar la Reconquista y en las posteriores expulsiones de moriscos. 

Los descendientes de los mozárabes huidos, pudieron recuperar las tierras de sus padres muchos años después.

Y los mozárabes que permanecieron, tuvieron en ocasiones la fortuna de ver como sus paisanos llegaban desde el Norte a liberarlos de la semiesclavitud a la que estaban condenados. Esto le pasó a Isidro, que vio de niño a las huestes de Alfonso VI recuperar su Madrid sin batalla alguna, gracias a que la debilitada Taifa de Toledo tenía innumerables enemigos entre sus correligionarios.
Lo que hoy conocemos como Madrid, quedó en tierra de frontera, en la Extremadura Castellana. Donde los labradores llevaban en las manos la azada y a la espalda la espada, previendo las razias moras, lo que fue la forja del carácter español (castellano en este caso, pero extensible a toda la España invadida), gracias a lo que una escasa población española conquistaría el mundo unos siglos después. 

Durante una de esas razias, Isidro se traslada a la más segura Torrelaguna, que en el año 1085 el rey Alfonso VI de Castilla había conquistó la villa a los musulmanes y fue incorporada a los dominios del arzobispo de Toledo, y allí se casa con María Toribia (Santa María de la Cabeza) y empieza a ganar fama de hombre pío, que prefiere combinar la azada con el rezo, en vez de la espada, lo que le vale recriminaciones por vago y tardón, a lo que supuestamente contesta obrando sus conocidos milagros. El significado real de su historia es que, aparte de la recuperación de la tierra invadida, había que recuperar los pilares de nuestra identidad cultural.

A todos los españoles que lo celebran: bailad, reíd, trasnochad, disfrutad de la fiesta. Recordad que celebrándola estáis recuperando una parte de vuestra identidad.



28 abr. 2018

La alcaldesa de Madrid pide ayuda al Ministerio de Interior para costear la atención a los refugiados

Después de años intentando atraer al máximo posible de inmigrantes extraeuropeos, con la manida pancarta de “Refugees Welcome” afeando la fachada del Ayuntamiento, Carmena ha conseguido empezar a desbordar los Centros de Atención de Emergencia, donde se atiende diariamente a 300 personas que supuestamente son refugiados, aunque en su mayoría son migrantes económicos. El coste de mantener a éstas personas en aquellos centros es de 300.000 € mensuales, que Carmena no está dispuesta a retirar de otras partidas presupuestarias (actividades en centros okupas, asociacionismo de extrema izquierda, etc) para invertirlo en ellos, por lo que ahora reclama su manutención a Interior, que Zoido los mantenga mientras les llega la nacionalización de pleno derecho como españoles. 

Como alternativa, proponemos a la señora alcaldesa que los 300.000 € que se gasta al mes en 300 supuestos refugiados (1.000 € por cabeza), los destine a otras personas que han cotizado toda su vida y que están al borde de la pobreza en su propio país. Con los 300.000 € que gasta, se puede ayudar a los pensionistas de menores ingresos de Madrid. De los 500.000 que hay al 6% más pobre, unos 30.000 pensionistas al borde de la inanición que con sus cotizaciones e impuestos hicieron posible la ciudad que hoy gobierna. Tocan a 10 € al mes cada uno de esos 30.000 pensionistas con el mismo dinero con el que mantienen a 300 peticionarios de asilo. Y con 10 € al mes, sabiendo como saben administrar sus magros ingresos, compran la comida de dos días, aliviando su penuria. 

En cuanto a los señores que ha atraído desde el fuera de Europa, puede organizar zonas de acogida en los países lindantes con el suyo (afinidad cultural, lingüística, costumbre, etc) por muchísimo menos dinero por cabeza, si es que son verdaderamente refugiados. Y si son migrantes económicos, en el vecindario de la señora alcaldesa, el exclusivo barrio de lujo de Conde de Orgaz, puede encontrar filántropos hasta con más dinero que ella, que sean capaces de instalar empresas en los países de origen de éstas personas.

Desde España2000 lo tenemos claro: En España, los españoles primero.