14 mar. 2016

Presentación de la Delegación Local de España2000 en Madrid “Luchamos para que nuestros hijos no sean esclavos”

El pasado sábado la Delegación de España2000 en Madrid celebró su Congreso Local y su presentación, que supuso la puesta de largo de la alternativa social y patriota en la capital de España.
   
Carlos Paz fue elegido presidente de la Delegación por los afiliados, en una asamblea en la que se establecieron las principales vías de actuación de España2000 en Madrid. Seguidamente, tuvo lugar un acto de puertas abiertas en el que un centenar de personas interesadas en el proyecto político que encarna España2000, llenaron la sala de reuniones.

Miguel Sardinero, militante de España2000 en Madrid pronunció un emocionado discurso al hilo de  la línea programática de la organización, recogida en la Ponencia Política del IV Congreso. Hizo hincapié en el marcado carácter social de España2000, donde el patriotismo y las políticas sociales forman un todo indisoluble frente a las imposiciones neoliberales.

Posteriormente,  Rafael Montalvo, Coordinador Nacional, fue el encargado de  explicar el trabajo de España2000 en aquellas localidades en las que se han logrado concejalías, como Alcalá de Henares, San Fernando de Henares, los Santos de la Humosa o Velilla de San Antonio.

Carlos Paz, presidente de la Delegación de Madrid, hizo públicas las posiciones que España2000 presenta para la ciudad, recogidas en el documento “Nuestras propuestas para Madrid”: promoción del empleo para los jóvenes españoles, seguridad ciudadana, fomento de la natalidad y ayudas a las madres españolas, habitabilidad, cultura e identidad.


Finalmente, Rafael Ripoll, presidente nacional de España2000, en una emotiva y cercana intervención, repasó los grandes problemas con los que actualmente se enfrentan España y el resto de Europa. Denunció, de manera clara y tajante, la operación de sustitución de las poblaciones autóctonas por millones de inmigrantes extraeuropeos, así como  la consiguiente pérdida de derechos sociales y laborales; concluyendo que “luchamos para que nuestros hijos no sean esclavos”.