28 nov. 2016

Desalojo del Hogar Social Madrid

El pasado miércoles 23, de madrugada y sin notificación previa, se produjo el desalojo del edificio al que daba utilidad el Hogar Social Madrid. 

Intervinieron policías, agentes antidisturbios, y la Brigada Provincial de Información, para cortar una cadena con una cizalla, porque no hubo ningún forcejeo ni resistencia a la autoridad.
Desalojaron a varios integrantes del Hogar Social Madrid, y a 23 españoles sin techo a los que daban cama y comida, a los que los miembros del HSM tendrán que llevar a sus casas a dormir, para no ver a más compatriotas tirados en la calle. Apenas les dieron tiempo para sacar los cientos de kilos de alimentos que reparten a españoles necesitados, pero no pudieron salvar los aparatos de gimnasia, libros, muebles que ofrecían a chavales sin recursos, aparte de los españoles sin hogar acogidos, para que se pudiesen enriquecer, física y culturalmente, lejos de las calles.                  
                                                                                                                             
Al mantener los miembros del HSM el antiguo edificio del NoDo, limpio como una patena, no había necesidad de llamar a camiones de recogida de residuos antes de empezar a tapiar los accesos. Cuando sí que se sacaron toneladas de desperdicios fue al llegar los miembros del HSM a  este edificio, ya que la Administración lo tenía como un estercolero.

Los sufridos agentes bostezaban, no tuvieron que intervenir en lo más mínimo, debido a lo intempestivo de la hora, viendo como un pacífico grupo de españoles se llevaba sus pertenencias, quizá preguntándose como los ha convertido el Sistema en una nueva policía política, para perseguir a sus compatriotas.

DESALOJO DE LA DRAGONA.


El mismo día 23, varios agentes de policía acompañaban a operarios municipales, para intentar acceder al edificio “okupado” por activistas de extrema izquierda, La Dragona.
La Dragona es un anexo del cementerio de La Almudena, antiguas dependencias de los empleados del mismo, en el cual un autodenominado “colectivo” desarrolla actividades, fundamentalmente charlas, orientadas al adoctrinamiento político y a la lucha (en todos sus sentidos) contra los que no piensan como ellos. Predican la expulsión de calles, aulas, actividades, de los tildados “fascistas”, sujetos que no deben servir más que para trabajar, pagar impuestos, y no tener opinión sobre nada que no dicten ellos. Atentan reiteradamente contra los artículos 2, 16 y 33 de la Constitución, fundamentalmente.

El intento de entrada de policías y operarios municipales a La Dragona se debía a una cuestión de seguridad pública. Querían ver el estado de los enganches ilegales a la red eléctrica, ya que las acumulaciones de basura del edificio “okupado”, junto con las emanaciones de pretendidos contenedores de compostaje (en realidad estercoleros ), podía provocar un incendio.

Desde el momento en que llegaron los agentes empezaron las reacciones violentas de los extremistas. Cuando tuvieron que llegar refuerzos, los de La Dragona convirtieron la Avenida de Daroca en una suerte de campo de batalla, con neumáticos ardiendo y roturas del mobiliario urbano. Acabó la revuelta con 4 detenidos y varios miles de euros en destrozos, a pagar con los impuestos de los trabajadores madrileños.

Los implicados en las acciones policiales del día 23, del HSM y de La Dragona, son diferentes, y no sólo por el modo de actuar, sino por muchas otras cosas.

El HOGAR SOCIAL MADRID.


El HSM quiso, desde su primera entrada en un edificio hace dos años, en el barrio de Tetuán, alquilar un local. No pudieron. La presión a la que les somete la extrema izquierda podemita y la descafeinada del PSOE, por un lado, y la extrema derecha del Partido Popular por el otro, los convierte en un bocadillo. A ellos y a las personas que les han querido alquilar o ceder locales, que las hubo desde su creación en 2014, en Tetuán. Los posibles benefactores o arrendadores fueron amenazados. No teniendo otra opción, y a la espera de que se les permita alquilar un local, deciden entrar en algunos desocupados, pero eligiéndolos cuidadosamente.

El primero que utilizan, sito en la calle Juan de Olías, en Tetuán, es propiedad del mafioso chino Gao Ping. El mafioso ha sido condenado por blanqueo de capitales y sus bienes embargados. De este primer local fueron expulsados para evitar conflictos con la casa okupa de ultraizquierda de La Enredadera, sita unas pocas calles más arriba. El conflicto se daba porque los violentos okupas de La Enredadera acudían frecuentemente a destrozar las entregas de comida a españoles del HSM. Se justificó que se interviniese en el local de Juan de Olías y no en la Enredadera, por denuncias falsas de agresiones, que no se tradujeron en detenciones de supuestos miembros violentos del HSM, porque no las hubo, pero tampoco en las detenciones de los que interpusieron falsas denuncias.
Tras el primer desalojo, y con un fabuloso recuerdo dejado entre los vecinos de Tetuán, torticeramente ocultado por los Medios vendidos al Sistema, buscan un segundo local. Empezaron a acondicionar otro edificio cuando se presentó el propietario, español, y les explicó que esa propiedad era la tabla de salvación de su pequeña empresa, de la que vivían varios empleados españoles. El alquiler del edificio les podía salvar de la bancarrota y la pobreza. Y en un ejercicio de coherencia, el HSM se marchó de allí.

Después se instalaron sucesivamente, hasta que fueron expulsados, en una antigua sede del Ministerio de Trabajo, abandonada, y en la del Forum Filatélico, abandonada y embargada por la estafa a miles de personas. Tras estas, entraron en el depauperado edificio del Nodo.

LOS OKUPAS, APOYADOS POR EL SISTEMA.


Mientras tanto, decenas de edificios okupados por la ultraizquierda, se dedican al adoctrinamiento en su ideología. 

La alcaldesa extremista de Madrid ha prometido a sus extremistas okupas darles carta de legalidad y dinero ( vía subvenciones por actividades ). Les cede estos espacios, a los que accedieron dando una patada en la puerta, por 50 años, con la única condición de legalizarse como asociaciones. No prohíbe las batucadas ( las clases de música africana de percusión son el alma mater de estos espacios ), las charlas sobre como atacar a la propiedad privada, etc. Les solicita que compartan el espacio ocupado ilegalmente con otras asociaciones, pero claro, es mucho pedir a quien discrimina sistemáticamente todo lo que huela a español, que en “su” local se impartan clases de sevillanas o se pueda llegar a enseñar a leer con El Quijote en vez de con el Libro Rojo de Mao. Los propios amigos de la alcaldesa se le resisten, quieren imponer sus condiciones aunque les regalen los edificios invadidos.

La alcaldesa extremista de Madrid acabará cediendo ante los que, en realidad, son los suyos, y regalándoles decenas de edificios. Pero son de titularidad municipal, es decir, de todos los madrileños, hasta incluso de los que no quieren que esta gente esté en sus barrios.

En la oposición está el Partido Popular, la extrema derecha guiada por determinado empresariado sin escrúpulos al que le agrada la inmigración descontrolada. Los que en Alemania aplaudieron la llegada de millones de musulmanes ( no todos refugiados ) como mano de obra barata, hasta que empezaron a violar alemanas en masa durante la Nochevieja de Colonia. Los que en España esperan las llegadas de ilegales para amenazar a los obreros con reemplazarlos por ellos, si no acceden a rebajas salariales.

El Partido Popular ha actuado en el desalojo del HSM por medio de la Delegación de Gobierno, a cuya cabeza está Concepción Dancausa, mandando a la Policía. Concepción Dancausa ya advirtió en su toma de posesión, el 13/4/2015, que sus prioridades serian tres: La seguridad, la violencia de género y el apoyo a los inmigrantes. Apoyar a los inmigrantes como prioridad significa dedicar primero sus esfuerzos con ellos, sin que sea delito de odio ni similar… como puede ser que un grupo de españoles priorice sus esfuerzos en alimentar a otros españoles.

LA ESTIGMATIZACIÓN DEL HOGAR SOCIAL MADRID


Lo relatado hasta ahora se ajusta totalmente a la realidad, y hay suficientes datos en hemeroteca para comprobarlo. Hay una diferencia enorme en el trato hacia unos o hacia otros. A pesar de que cuando tiemblan realmente los vecinos es cuando tienen al lado una casa okupa de los amigos de la alcaldesa. Pero como los Medios, la extrema izquierda de la alcaldesa y la extrema derecha de la oposición, piensan que la ciudadanía en general tiene la edad mental de un niño de preescolar, recurren constantemente a símiles irreales para calificar al Movimiento Identitario Español, mientras bendicen a los otros.   
                                                                              
Se preparan leyes “ad hoc” para criminalizar iniciativas patriotas que defiende los derechos de sus vecinos, de los trabajadores y de aquellos que han sido abandonados por las administraciones públicas.

Cada vez que atacan al HSM, sus miembros son vistos con mejores ojos por la población autóctona. Cada vez que los Medios queman en la hoguera a Melisa, su líder, la van convirtiendo en una moderna Juana de Arco.

El proceso de estigmatización del HSM seguirá, intentando acabar con él, cuando lo que realmente está haciendo es reforzarlo.