16 nov. 2016

El derecho a techo, según la izquierda

El pasado 3 de agosto de 2015, hace algo más de un año, se derrumbó un bloque de viviendas en el número 5 de la calle Duquesa de Tamames, en el distrito de Carabanchel. La alcaldesa Carmena acudió rauda a prometer a los damnificados ayuda y techo durante el tiempo que hiciese falta, literalmente. A día de hoy, los vecinos siguen sin solución a su problema. Por lo menos en lo que a las ayudas que iban a recibir del Ayuntamiento de Madrid se refiere.

Se ha puesto en contacto con España2000 uno de los 57 afectados (20 vecinos) y nos ha contado la situación dramática en la que viven. Nos pide que le mantengamos en el anonimato, como haremos.

DEL DICHO AL HECHO

La Aseguradora del edificio acabó pagando 1.250.000 € a los vecinos, el valor de reconstrucción, cifra que tenían asegurada. Pero no es el valor de compra de los pisos, puesto que en la indemnización no se contempla el valor del suelo. Por lo tanto, cada familia del edificio contaba con un dinero que es aproximadamente la mitad del valor de compra de un piso similar al que perdieron, a precios del barrio. Y decimos que contaban con ese dinero, porque la mayoría lo han destinado a liquidar las hipotecas que venían pagando hasta el derrumbe, con acuerdos puntuales con los bancos.

Y después llegó la “ayuda” del gobierno podemita de Madrid: El Ayuntamiento se comprometió en su momento con ellos a hacerse cargo del desescombro, pero finalmente no ha sido así y ahora deben pagar un total de 300.000 euros, es decir, 9.000 euros por vecino. En la Comisión de Urbanismo de octubre se confirmó que, en efecto, el Consistorio les repercutiría estos gastos.

Con esto recupera el Ayuntamiento, aparte de los gastos de desescombro, gran parte de la única ayuda que recibieron los vecinos, el alquiler de emergencia durante los seis primeros meses. Hoy los afectados están en la calle. Con una mano delante y otra detrás.

PARA LA IZQUIERDA BUENISTA, ¿QUIÉN MERECE REALMENTE SER AYUDADO?

 El pasado 2 de noviembre, tras los ataques de medio centenar de argelinos a los policías que los custodiaban en el CIE de Aluche, Carmena y su equipo, con la compañía de los concejales socialistas, acudieron a visitar a los sufridos inmigrantes ilegales.

Inicialmente se trata a los ilegales como a un vecino más, con derechos (y sin obligaciones como la de entrar legalmente en España y no destrozar el CIE), y al poco se les pone por encima de los sufridos madrileños pagadores de impuestos. Los concejales podemitas y socialistas, con la alcaldesa al frente, están de acuerdo en concederles viviendas tuteladas. Durante el tiempo que sea necesario, no los seis meses que se les dio a los afectados por el derrumbe de Carabanchel, cuyo solar se encuentra poco más arriba, siguiendo por la Avenida de los Poblados.

¿Y QUIEN LO PAGA? 

El presupuesto municipal para el próximo año, aprobado este mismo mes en junta de Gobierno, destinará 798 millones de euros, de  un total de 4.702 millones de presupuesto, a “necesidades sociales”, incrementando éste capítulo en un 21,8% respecto al año anterior. Los beneficiarios no van a ser españoles pagadores de impuestos al igual que sus ancestros, responsables de haber creado Madrid. Los beneficiarios van a ser los “nuevos vecinos” como los argelinos del CIE. Literalmente declaran que en el capítulo del gasto social, la promoción de pisos públicos en régimen de alquiler contará con una abultada dotación de 157 millones de euros, mientras que otros 40 millones serán para la rehabilitación de viviendas. Además, se invertirán 6,6 millones de euros en atención a la población inmigrante y 12 millones a cooperación internacional. No solo lo darán a los inmigrantes que hay en Madrid, sino a sus familias en sus países de origen.

Para poder derrochar estas cantidades, aparte de las subidas de más del 50% en gastos de la alcaldesa y su equipo, proyectan un incremento de ingresos de 215 millones de euros, a pagar en teoría con regularizaciones catastrales. Lo que no conseguirán, ya que los inmuebles que no pagan hoy el IBI, se suponen sin titular, que no va a aparecer ahora para pagar. O que están en manos de entidades dependientes de las Instituciones, con lo que sacarán un dinero que han de pagar por otro lado.

Quién pagará el incremento en realidad será la clase media y baja madrileña de origen, vía sanciones de la O.R.A. y subidas de tasas.