3 nov. 2017

Carmena contra la equiparación salarial que reclama Guardia Civil y Policía Nacional

En el pleno del Ayuntamiento de Madrid, del pasado 31 de octubre, se aprobó una moción para la equiparación salarial de los agentes de la Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía, con el resto de los cuerpos policiales de España. La única abstención fue la de las huestes de manuela Carmena, liderados por la pintoresca alcaldesa.

Lo mismo sucedió con el resto de políticos de Podemos en la Comunidad de Madrid.

Felicitamos a la rancia alcaldesa, por la rancia defensa de su rancio ideario. Bien es sabido que la Guardia Civil y la Policía Nacional son los dos peores grupos represivos desde la Santa Inquisición, incomparables con los agentes de las coloridas policías autonómicas, que han de cobrar más por representar las voluntades independentistas, en algunos casos, y en general, por haber borrado la palabra “España” de su uniforme.

Alegan los miembros del CNP y de la Guardia Civil que sus funciones, aparte de más completas y complejas, puede suponer, el ejercerlas el desplazamiento por todo el territorio nacional, como los 3.000 km que hay desde Canarias a Girona, dejando solas a sus familias. Y el riesgo al que se enfrentan al llevar a cabo la protección de los ciudadanos españoles en todo tipo de escenarios, con sus grupos de montaña, carretera, marítimos, antiterrorismo, etc. y que así lo llevan demostrando décadas.

Carmena reserva sus ilusiones y apoyo salarial para el día que consiga crear esa Policía Municipal que pretende en Madrid, que convence con la palabra al mangante de turno, a cuyos pies está tirada la señora a la que acaba de robar el bolso, de que se lo devuelva por las buenas y se vaya a reflexionar.