16 mar. 2018

España2000-Respeto Madrid ante los disturbios ocurridos en Lavapies

Los hechos ocurridos en la tarde de ayer en el madrileño barrio de Lavapiés son una muestra más de los que desde nuestra formación venimos denunciando desde hace años: el fracaso de la sociedad multicultural y la necesidad de un mayor control sobre nuestras fronteras.

De igual forma, condenamos enérgicamente la actitud de un determinado sector político, que, a raíz del fallecimiento de un inmigrante senegalés, no dudó por un momento en culpar de este hecho a la Policía que en ese momento estaba realizando acciones contra la venta ambulante ilegal, llegando a calificar el fallecimiento de esta persona como un asesinato por parte de la Policía Municipal de Madrid, sin ni siquiera esperar a que se clarificaran los hechos ocurridos.

La muerte de una persona, independientemente de su origen, siempre es un hecho trágico, pero utilizar esta muerte como justificación para defender el vandalismo y la violencia gratuita nos parece inadmisible. No sorprende que los que han justificado esta violencia sean los mismos que se posicionan contra la Prisión Permanente Revisable, pues no dejan de demostrar que ellos están del lado de los verdugos y no de las víctimas.

Para nosotros, el principal culpable de estos hechos no es otro que el Ayuntamiento de Madrid, presidido por la alcaldesa Manuela Carmena y su equipo de Ahora Madrid. La política de permisividad con la delincuencia en general y con los manteros en particular y la utilización de la Policía Municipal como “agentes mediadores” en vez de ser usados como elementos disuasorios del crimen nos han llevado a esta situación de descontrol e inseguridad en nuestra ciudad.


Por todo ello, desde España2000-Respeto Madrid, queremos mostrar nuestro apoyo a la Policía Municipal de Madrid, que mientras no deja de arriesgar su vida y su integridad física por salvaguardar nuestra seguridad y libertad, tiene que sufrir continuamente una campaña de difamación por parte de diversos políticos y periodistas. De la misma forma queremos dejar claro cuál es nuestra receta para acabar con esta situación: MANO DURA.



Mano dura con los comportamientos incívicos.
Mano dura con los que no respetan nuestras normas.
Mano dura con los que han venido a robar y a delinquir.